Cómo penetran los principios activos en la piel
Cómo penetran los principios activos en la piel

El primer mecanismo de defensa que tiene nuestro cuerpo es la propia piel. Esta defiende a nuestro organismo de cualquier ataque o sustancia que se encuentre a nuestro alrededor. Pero, si esto es así, ¿te has planteado cómo reacciona tu piel ante los cosméticos? ¿Cómo penetran los principios activos en la piel?

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Sus principales funciones son: mantener la hidratación, evitar la pérdida de agua, protegerlo ante agentes externos (bacterias, heridas, golpes, químicos, etc.), ayudar en la cicatrización de heridas, regular la temperatura del cuerpo, mantener el buen estado del sistema inmune, la sensibilidad mediante el tacto, eliminar toxinas y la permeabilidad.

Precisamente, nos vamos a centrar en esta última función de la permeabilidad cutánea. Esta hace que nuestra piel escoja aquellas sustancias más afines a ella y que rechace el resto. Con esta afirmación queremos indicar que la piel es selectiva. Esto significa que no todas las sustancias van a pasar a través de nuestra piel, pero sí sabemos que tiene predilección por aquellas sustancias más grasas (lipídicas).

El reto de los cosméticos

Para conseguir que un cosmético penetre en la piel, éste deberá engañar a la epidermis y a la vez conseguir mantener el equilibrio de la dermis. Por tanto, la penetración del cosmético es el mayor reto de una fórmula cosmética. Esto implica que para que un producto sea de alta calidad y efectividad, éste deberá atravesar la superficie de la piel y hacerlo de tal manera que no sea de un modo agresivo.

En este sentido, el cosmético idóneo será aquel cuyos ingredientes traspasen la barrera cutánea; pero, que a su vez, no la dañen. Además, deberá ser capaz de transportar los activos hasta la capa dérmica que interese. No obstante, la mayoría de los productos existentes en el mercado se quedan en la superficie y se eliminan con un simple lavado con agua, un roce o el sudor. De ahí que sea imprescindible que los activos se combinen eficazmente en fórmulas que ayuden a penetrar en la piel sin dañarla.

Para que un cosmético se introduzca en la epidermis, este deberá penetrar en la capa córnea, liberar el principio activo y difundir este último, venciendo a los lípidos extracelulares y otros corneocitos (principales barreras de los principios activos).

Definiendo los principios activos

Hasta ahora, hemos hecho referencia, en varias ocasiones, a los principios activos, pero ¿qué son exactamente? Se trata de sustancias con diferentes tamaños moleculares y, por tanto, de diversas características físicas y químicas. Todos ellos son beneficiosos para la piel, tanto de forma externa como interna. Enumeremos algunos de estos beneficios externos: limpiadores, humectantes, astringentes y protectores Solares, entre otros. En cuanto a los beneficios internos destacan: los nutritivos, los lipolíticos, los hidratantes y los antiedematosos.

En este sentido, los principios activos más utilizados son: ácido glicólico, colágeno, antioxidantes, retinol, ácido hialurónico, co-ecima Q10, resveratrol, aminoácidos, vitamina A, vitamina C, vitamina C, azuleno, oro, aloe vera, caviar y argán.

Todos estos principios activos se suelen utilizar como ingredientes en los cosméticos. El objetivo no es otro que ayudar a renovar los tejidos e incrementar la hidratación cutánea. Aunque, según sea el tipo de principio activo, este podrá alcanzar diferentes profundidades en la piel (recordemos que la piel está formada por tres capas: epidermis, dermis e hipodermis). Si la introducción del principio activo se realiza por vía transepidérmica, la sustancia alcanzará la epidermis. Mientras que en si el ingreso es por vía transanexial podrá alcanzar la dermis.

Vías de penetración de los principios activos

Como hemos visto, la penetración puede darse de dos modos: transepidérmica y transfolicular. Estas a su vez constan de microvías.

La vía transepidérmica se difunde mediante la microvía intracelular y la microvía intercelular. La primera está constituida por los poros formados en las membranas celulares. De este modo, la sustancia desciende por el tejido a través del tránsito de los estratos celulares, introduciéndose a través de las células que se encuentran en ese recorrido. Algunas moléculas (polares) se difundirán atravesando el agua inmovilizada y otras moléculas (no polares o grasa) se extenderán por medio de la matriz lipídica intracelular de las proteínas.

La microvía intercelular cruza los lípidos del cemento intercelular y que las sustancias grasas utilizan como canales de tránsito, ya que estos rodean las células córneas o corneocitos. De esta manera, se facilita la circulación de sustancias lipófilas.

En lo que se refiere a la vía transanexial, los principios activos entran en la piel mediante el folículo piloso y las glándulas sudoríparas. En este caso, existen dos vías: transfolicular (la vía más fácil para atravesar la piel, ya que la epidermis en esta zona es mucho más delgada) y transudorípara (el mecanismo de introducción es más rápido para aquellas sustancias polares y con bajo peso molecular).

Factores para la absorción de los principios activos

Además de la mayor o menor permeabilidad de la piel, existen otros factores que influyen en la correcta absorción de los principios activos. Algunos de ellos son:

  • El estado de la piel. Si esta presenta una herida o una lesión, las sustancias pueden acceder más fácil al interior. Por eso, algunas técnicas estéticas producen unas pequeñas perforaciones en la superficie de la dermis, con lo que la penetración de los cosméticos es mucho más sencilla.
  • Las características de la piel. Si se trata de una piel más o menos seca, si es mixta o grasa, si está correctamente hidratada o no, sí tiene mayor o menor elasticidad, etc.
  • El grosor de la capa córnea. Con el fin de reducir el efecto barrera de la piel, se realizan peelings para eliminar esa capa de células muertas que impiden la entrada a los activos.
  • La zona donde se aplica el cosmético. Dependiendo de en qué zonas del cuerpo, la piel será más o menos tensa. De ahí que se elaboren diferentes cosméticos en función de la zona donde se aplicarán.
  • Otros factores que influyen son la forma de aplicación, la cantidad aplicada, la de la piel, el PH, la circulación sanguínea, el vehículo utilizado (aceite, alcohol…), etc.

A modo de conclusión, los principios activos penetraran más o menos en la piel en función de las propiedades del cosmético, del estado de la piel y de la aplicación de producto sobre esta.

Cómo penetran los principios activos en la piel
Cómo penetran los principios activos en la piel

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepte su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies