ampollas efecto flash
ampollas efecto flash

Una comida copiosa, una cena no menos suculenta, salir hasta altas horas de la noche… Esta tiende a ser la rutina en las Navidades: ir de un evento a otro para ver a todas esas personas que quieres y desearles un buen año. Obviamente, tanto ajetreo y tantas entradas y salidas no solo te terminan agotando, sino que además afectan a tu piel. De hecho, no es raro que al segundo día de “excesos”, empieces a notar tu piel más apagada y, claro está, en peores condiciones. ¿Qué hacer para remediarlo y que luzca lustrosa como al principio? Optar por uno de esos trucos que te harán brillar en Navidad: apostar por las ampollas efecto flash.

¿Qué son las ampollas efecto flash?

Antes de nada, expliquemos en qué consisten para quienes aún no hayan probado sus efectos inmediatos. Estamos hablando de un producto de cosmética que se presenta en formato ampolla (de ahí su nombre) y que tiene como objetivo dotar a nuestra piel de un aspecto más descansado y fresco, al tiempo que le aporta luminosidad. Es decir, si después de una noche de fiesta tu rostro se muestra algo más ajado de lo habitual y te están esperando para comer, las ampollas efecto flash te ayudarán a que parezca que no hubieras salido la noche anterior.

Es precisamente ese efecto inmediato unos de los factores que las diferencian de otros productos, al que hay que sumar una alta concentración de activos y la ausencia de conservantes. Esto es posible porque se encuentran en un envase de cristal que resulta estéril frente a elementos externos.

¿Cuáles son sus principales beneficios?ç

La primera ventaja que aportan las ampollas efecto flash es ese efecto inmediato. Y es que los resultados quedan de manifiesto en solo unos minutos, tiempo en el que borra los signos del cansancio tanto en el rostro, como en el escote y el cuello, pues también se puede aplicar en esas zonas del cuerpo.

Otro de los beneficios es que aporta una base perfecta para que el maquillaje permanezca durante horas, lo que ayudará todavía más a mostrar un aspecto brillante. Esta durabilidad nos lleva a la pregunta “¿Cuánto dura el efecto flash?”. Esta cuestión es clave, porque si después de aplicarte las ampollas, tu rostro pierde rápidamente esa luminosidad inicial, de poco sirve. De ahí que el efecto se extienda por un mínimo de ocho horas, pudiendo llegar hasta las doce. Es decir, suficiente como para pasar la jornada con la mejor de las caras. Eso sí, siempre y cuando que en el momento de la aplicación no se caiga en los errores más típicos que comentaremos a continuación.

¿Uso diario o puntual?

Aunque estamos hablando de que las ampollas efecto flash suponen un remedio perfecto cuando tenemos la piel apagada y cansada –como es el caso de la acumulación de festejos navideños–, también pueden usarse habitualmente. Cabe señalar que no solo producen un efecto lifting inmediato, sino que también proporcionan hidratación y nutrición a nuestra piel. Esto hace que sean recomendables para su utilización todos los días, al menos en lo que se refiere a las ampollas Efecto Flash de BIMAIO.

ampollas efecto flash
ampollas efecto flash

En ellas podemos encontrar una combinación de ácidos frutales, extractos naturales, hidrolizado de elastina y Tri-péptido, la cual resulta conveniente para todo tipo de pieles. Y es que, el hecho de no tener conservantes provoca que sea tolerable para cualquier persona.

Como hemos comentado, las ampollas Efecto Flash de BIMAIO proporcionan luminosidad al rostro y llevan a cabo un efecto lifting-tensor reafirmante.

Profundizando un poco más en sus principales activos, hemos de señalar que estas ampollas incluyen Multifruit™, una mezcla concentrada de cinco extractos botánicos (arándano, caña de azúcar, arce de azúcar, naranja y limón), extracto de pepino, aloe vera, extracto de ginseng, la citada elastina hidrolizada, Tri-péptido-2 y Sodium PCA.

Trucos para brillar en Navidad: nada como las ampollas efecto flash ¿Cómo aplicar las ampollas?

Como hemos venido apuntando, la principal zona donde harán efecto es el rostro, aunque también podemos aplicar los activos en el cuello y el escote. El modo de aplicación resulta muy sencillo. Hay que abrir la ampolla de vidrio a la altura de su cuello. A continuación, echamos el líquido que contiene sobre la mano y comenzamos a aplicarlo de un modo uniforme en las áreas mencionadas. Para ello, la mejor manera es hacerlo con pequeños toques, de cara a que su penetración en la piel sea efectiva y, claro está, los resultados sean satisfactorios. Precisamente unos de los principales errores que se pueden cometer es aplicar el líquido de un modo demasiado “intenso”, pues podría impedir que surtiera el efecto esperado.

Esta no es la única equivocación que debemos tener en cuenta cuando nos aplicamos una ampolla efecto flash. Otra de las más comunes es utilizar sus activos una vez que nos hemos echado la crema hidratante. Por ejemplo, al salir de la ducha podemos pensar que lo primero que hemos de hacer es hidratar nuestro rostro, para después pasar a aplicar este efecto flash. Esto no debemos hacerlo ya que nuestra piel debe estar totalmente limpia si queremos que las ampollas hagan su trabajo. El orden correcto es el siguiente: efecto flash, crema hidratante o crema solar (que puede incluso llevar color como base de maquillaje) y, finalmente, el maquillaje.

Y como nos habrá sobrado algo de líquido, lo mejor es aprovecharlo para distribuirlo por el cuello y el escote, de tal modo, que la luminosidad del rostro sea uniforme con el resto de piel que mostraremos. De este modo, estaremos preparadas para cualquier evento navideño (o de cualquier época del año) que se precie.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepte su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies