La importancia de una limpieza facial.

Los cambios drásticos en las temperaturas pueden contribuir a que nuestra piel esté más seca. La contaminación medioambiental o el maquillaje suelen venir acompañados de toxinas y residuos que se acumulan en nuestra piel. Incluso la alimentación o el estrés son factores que pueden afectar a tu rostro, haciendo que este pierda uniformidad y luminosidad, y provocando que aparezcan las primeras señales de un envejecimiento prematuro del cutis.

Para protegerse, las glándulas de nuestra dermis producen el sebo, que actúa como barrera ante los agentes externos y reduce las asperezas y la sequedad de la misma. Sin embargo, a esta sustancia grasa también pueden adherirse otras, como las células muertas que pueden obstruir los poros de la piel. A su vez, esto impide que esta se oxigene correctamente y provoca la aparición de impurezas, por lo que es necesario que introduzcamos la limpieza facial entre nuestras rutinas de belleza habituales.

¿Cuándo necesitamos una limpieza facial?

Estamos acostumbrados a realizar una limpieza por la noche, para eliminar los restos de maquillaje u otros elementos a los que se haya podido ver expuesta nuestra piel a lo largo del día, sin embargo, es esencial que la limpieza facial se realice también por la mañana. Sin un rostro limpio, los poros se mantendrán cerrados, por lo que los tratamientos y cosméticos que se apliquen con posterioridad no pueden penetrar correctamente y pierden efectividad.

Además de la limpieza diaria, lo más recomendable es introducir en nuestra rutina una limpieza más intensa cuando veamos ciertas señales, como una piel más grasa o seca de lo habitual, aparición de irritaciones o huellas de un envejecimiento acelerado, o cuando el cutis se vea opaco o poco luminosa. Para realizarla, podemos ayudarnos de productos como el Gel Facial Limpiador 3 en 1 de Bimaio, que nos permite llevar a cabo tres pasos fundamentales en una limpieza facial: limpiar, exfoliar para eliminar las células muertas acumuladas y purificar. De esta forma, dejaremos nuestro rostro preparado para aplicar un tónico, adecuado según nuestro tipo de piel, y una mascarilla que hidrate nuestro cutis y favorezca la renovación de nuestras células.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepte su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies