No negamos que las vacaciones de verano nos vienen bien para muchas cosas, pero no siempre es la mejor época para tu piel. Exponernos durante tanto tiempo a los rayos de sol, puede generar deshidratación, la aparición de pequeñas manchas o arrugas y la acumulación de otras imperfecciones.

Por eso, ahora que dejamos de lado esa temporada de vacaciones, te dejamos los pasos que tienes que seguir si quieres recuperar el aspecto que tenía tu piel antes del verano.

1) RENOVAR

Opta por una limpieza profunda y la exfoliación de tu rostro para poder eliminar la piel muerta que nos da un aspecto apagado y favorecer la regeneración de las células. Si lo que quieres es acabar este proceso con una sensación de suavidad, tersura y limpieza, te recomendamos que utilices nuestro Gel Limpiador 3 en 1.

2) HIDRATAR

Después de esa limpieza, ¡rehidrata tu piel! Lo más seguro es que después del verano notes la piel más seca y tirante, así que (además de beber mucha agua) deberías aplicar una crema hidratante a diario.

Un plus: nuestra hidratante favorita también tiene un efecto antiedad, ideal para combatir esas pequeñas arrugas y daños provocados por el sol. ¡Además contiene filtros solares SPF15!

3) SEGUIR PROTEGIENDO

No nos cansamos de decirlo: sigue protegiéndote. Aunque haya acabado el verano, el sol sigue incidiendo sobre el rostro, así que no abandones tu crema protectora y aplícatela cada mañana antes de salir de casa. Conseguirás aliviar los efectos ya producidos, mantener una piel más hidratada y alejarla de los signos de envejecimiento.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepte su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies