¿Qué tipo de piel tengo? Esta pregunta nos ha surgido múltiples veces y muchas personas aún siguen sin saber la respuesta. Y es que, no conocer este detalle puede originar problemas ya que utilizaremos productos cosméticos que no son adecuados para nuestra piel.

¡Quédate e identifica que tipo de piel tienes!

Piel normal

Es la menos corriente, presenta un aspecto luminoso, rosado, liso y suave con poros muy cerrados lo que favorece que no suela presentar acné.

Piel normal

Es la piel deseada por todos por su poca secreción sebácea y porque su flexibilidad y su buena adaptación a los cambios climáticos. Para este tipo de pieles se recomiendan productos para pieles normales o sensibles.

Piel seca

Se trata de una piel tirante y rugosa y de aspecto opaco por la falta de hidratación. Se recomienda utilizar productos que no sean agresivos, al igual que cremas hidratantes, nutritivas, así como emolientes para reducir la sensación de tirantez y proteger la piel de las agresiones externas.

Piel grasa

Es una piel que presenta una secreción excesiva, aspecto brillante y con muchos poros y puntos negros localizados en la zona T (frente, nariz y mentón) y en ocasiones granos blancos, rojos o acné.

Para poder combatirlo se recomienda el uso de exfoliante para limpiar de los poros el exceso de sebo, así como tónicos para minimizar el aspecto de los poros y cremas hidratantes de base acuosa.

Gel limpiador

Piel mixta

Es uno de los tipos de piel más habitual y se identifica porque en la llamada zona T presenta brillos y poros muy abiertos, mientras que en la parte externa a la zona T es la parte seca y más opaca.

Debido a esta combinación es la piel que más cuesta cuidar, por ello se recomiendan productos fluidos pero untuosos para poder hidratar las partes más secas.

Piel acnéica

La piel con tendencia acnéica suele ser grasa, brillante, espesa y con bastantes poros lo que provoca que suela presentar muchos granos y espinillas por la sobreproducción de sebo y materia grasa. Su textura es resbaladiza, gruesa e irregular.

Por ello es fundamental realizar la limpieza diaria con productos suaves acordes al acné y utilizar cremas humectantes no oleosas de base acuosa y textura ligera.

Piel sensible

Es aquella que reacciona de manera excesiva a un factor externo y suele ir asociado a piel seca, grasa o mixta y presenta un aspecto rojizo con vasos dilatados.

Se recomienda utilizar productos cosméticos hipoalergénicos y no comedogénicos, evitar exfoliantes agresivos o productos que resequen dando prioridad a productos neutros, sin parabenos y sin alcohol. El uso de brumas o agua termales para el final de la limpieza es muy bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

y disfruta de un

-5%

en tu próxima compra en BIMAIO.COM

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepte su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies