Consejos Bimaio¿Manchas en la piel? Tratamientos efectivos, sí existen

¿Manchas en la piel? Tratamientos efectivos, sí existen

Manchas en la piel, ¿cómo tratarlas? 

Las manchas en la piel son una de las grandes preocupaciones estéticas de muchas mujeres. La belleza del rostro puede verse atenuada por la falta de uniformidad del color que provocan estas imperfecciones, restándole a su vez juventud y frescura

Las manchas en la piel son básicamente un exceso de melanina. Pueden ser de diferentes tonos, más blancas que el resto de la piel o rosáceas, aunque las más frecuentes y que más quebraderos de cabeza nos dan son, sin duda, las de color marrón oscuro.

Aquí es importante distinguir entre un oscurecimiento temporal, como sería el caso de las famosas pecas, frente a uno permanente, caso del melasma

Las manchas en la cara que amargan a todo el mundo 

La prevención es el mejor remedio 

Así pues, cabe señalar que las manchas en la piel tienen diversas causas, siendo la exposición solar una de las más habituales. Sus efectos se van acumulando y dejando secuelas que provocan envejecimiento: manchas, oscurecimiento general o las temidas arrugas o líneas de expresión. Por tanto, proteger nuestra piel de los efectos del sol es uno de los principales cuidados que debemos tener en cuenta para evitar, o al menos retrasar en la medida de lo posible, la aparición de estas. 

En este sentido, el uso de protectores solares de amplio espectro resulta imprescindible durante todo el año, haga sol o llueva, pues es en esos días sin sol en los que solemos aventurarnos a dejar nuestra piel sin barrera alguna. De cara a paliarlo, Bimaio nos ofrece la gama de protectores solares  con y sin color, para protegernos de los rayos UVA y UVB, así como de otros factores medioambientales.

No en vano, los protectores Bimaio son ricos en ácido hialurónico y antioxidantes como la vitamina E, el extracto de té verde o el de semilla de uva. No solo nos aseguran protección, sino también una piel sedosa e hidratada y un acabado sin imperfecciones. 

Qué hacer cuando ya no se puede prevenir 

Lamentablemente no siempre estamos a tiempo de prevenir su aparición. Con la edad, la piel se vuelve más fotosensible ya que va perdiendo su grosor. Además, como se mencionaba anteriormente, el sol no es la única causa de la aparición de manchas en la piel. El estrés oxidativo, la polución o los cambios hormonales pueden favorecer su aparición, siendo entonces necesario el uso de productos blanqueantes una vez que las manchas se convierten en permanentes. 

En definitiva, los productos despigmentantes y unificadores del tono  ayudarán a evitar y reparar en la medida de lo posible las manchas que el paso de los años, entre otros factores, deja en nuestra piel. Eso sí, no debemos olvidar que la constancia y el correcto uso de los tratamientos resultan vitales si queremos asegurar su máxima eficacia. 

Volver arriba